Los electrodomésticos de hoy en día están programados para durar x años, en el caso de las lavadoras su vida útil es de unos 10 años aproximadamente. Depende del cuidado que le demos a la lavadora nos durará un poco más o un poco menos. Para evitar averías y malas prácticas que pueden lastrar el funcionamiento de la lavadora es necesario saber cómo realizar un buen mantenimiento.

Hay que revisar la ropa antes de ponerla en la lavadora, si evitamos objetos que puedan dañar o incluso atascar la máquina, evitaremos reparaciones.

Llenar demasiado la lavadora no es ni económico, ni ecológico, ni bueno para ella. La ropa sale arrugada, el suavizante no penetra por toda la ropa, en ocasiones siguen las manchas, el detergente puede quedarse solo por una zona…

Tenemos que poner una cantidad moderada, no poco para no desperdiciar agua pero lo justo para que la ropa quede limpia a la primera, el suavizante penetre y el centrifugado sea a bajas revoluciones, prolongando de esta manera la vida útil de nuestra lavadora.

Usar demasiado detergente o no recoger la ropa al terminar el programa de lavado puede ocasionar oxido y moho en la lavadora, dándole olor a la ropa.

Lavar el cajetín extraíble del detergente y suavizante, dejarlo abierto para que ventile después del lavado o realizar un lavado con el tambor vacio y modo Eco, nos ayudará a prevenirlo.

Realizar un lavado interior tres veces al año, será clave para el mantenimiento. Limpia con un trapo húmedo la goma y la junta del interior de la puerta. Las lavadoras tienen un filtro especial que retiene los residuos grandes y restos que podrían obstruir la descarga, por eso es importante limpiarlo con frecuencia, siguiendo las indicaciones de las instrucciones de cada fabricante.

Para evitar que vibre la lavadora, debemos nivelarla correctamente desde el inicio. En el caso de que esté nivelada y sigan las vibraciones, se pueden poner unas almohadillas.

El conmutador, las opciones de programación y el tirador de la puerta, son zonas que debemos usar con delicadeza, sin excedernos en fuerza ni intentando forzar la máquina. No hay que cambiar de programa o intentar abrir la puerta si no ha finalizado el programa o podemos ocasionar problemas eléctricos.

Si solo usa la lavadora una vez a la semana o se va de vacaciones, cerrar la llave de paso del agua a la maquina la aliviará de presión y sus mangueras y válvulas durarán más tiempo.

Recuerda que una lavadora es una herramienta esencial en nuestro hogar y su vida útil depende de su uso y mantenimiento. Si tu lavadora está dañada existen muchas formas de poder arreglarla, ponte en contacto con nosotros y lo solucionaremos lo antes posible.